Fotos 1930

Foto1

Superadas las adversidades, se aprueba el emplazamiento del cinco de octubre y encarga el cartel a Aguirreche

Foto2

La colonia veraniega se moviliza robando tiempo y dinero a su presupuesto y andanzas estivales dilatando la temporada de verano hasta la finalización de las carreras en octubre. ¡Señor Pardo!, esta es la respuesta a sus continuos esfuerzos y los de sus compañeros de alcaldía por boicotear el circuito y apropiarse de la subvención: cien mil espectadores

Foto3

El circuito eclipsa la atención de otros acontecimientos. Hasta el púgil vasco Paulino Uzcudun se ha desplazado a tribunas acompañado de su rival en el cuadrilátero Jim el Zaird, con quien se peleó al día siguiente

Foto4

Máxima tensión al oficiarse la partida del mayor firmamento de estrellas que haya concebido teatro automovilista alguno. Rojos, azulinos, azulones, blancos o naranjas, todos representan dignamente a sus naciones

Foto5

Ernesto Maserati, hombre en continuo uso de la palabra, confía ciegamente en sus máquinas. Las victorias en Roma, Montenero, Pescara y Monza le acreditan. Tampoco se puede dudar de la maestría de Varzi, pero las instrucciones del constructor no admiten vacilación: durante los entrenamientos sólo se tanteará el terreno para inquietar a los contrarios

Foto6

Infinitos elogios merece el conde Aymo Maggi al lograr clasificarse en segundo lugar, a pesar de tener que conducir con una sola mano, ya que con la otra sujeta la palanca de cambios, debido a una ligera avería que le impide mantener fija en la cuarta velocidad

Foto7

Los records de Dreyfus y Varzi, la constante caza de los “pur sang” al Maserati, las luchas por los cambios de líder y hasta el rosario de despistes y averías provocan la persistente verticalidad del numeroso público agolpado a ambos márgenes de la cinta

Foto8

En los siete años que cumplía el circuito de Lasarte jamás las flechas italianas lograron la victoria en carreras de velocidad. Rolland Pilain, Sunbeam, Delage y Bugatti, los bug sobre todo, llenaron el libro de oro del Gran Premio de San Sebastián. Custodiado por los mecánicos Parenti y Rocca, se pasean Maggi, Maserati y Varzi mientras acogen con satisfacción las felicitaciones del público